ACTUALIDAD

¿Qué es el Value Investing y cómo se obtienen rentabilidades?

  • HAMCO Financial
  • Blog
  • No hay comentarios

La filosofía de inversión en valor, Value Investing, deriva de las enseñanzas y contribuciones de Benjamin Graham y David Dodd, ambos profesores en la Universidad de Columbia y co-autores del libro Security Analysis (1928) que estableció las bases del análisis financiero actual.

El concepto que plantean es invertir en activos que estén infravalorados, por ejemplo, empresas cuyo precio de mercado está por debajo de su valor intrínseco. En términos sencillos, el precio es lo que un inversor paga y el valor es lo que recibe a cambio.

La diferencia entre ambos conceptos, precio y valor, es lo que Graham definió como el margen de seguridad (margin of saftey). Este margen es una medida de lo barato que está lo que se está adquiriendo.

El precio que se paga es un concepto fácil de entender y que no presenta dificultades. Por otro lado, una forma sencilla y simple de entender el concepto de valor de una empresa, es pensar en el patrimonio de la misma. En un sentido contable, el patrimonio está formado por sus activos (propiedades, vehículos, maquinarias, dinero en efectivo, etc…) menos sus pasivos (deudas, cuentas a pagar, etc…). Dicho patrimonio debería ir aumentando con el paso del tiempo, en la medida que la empresa tenga beneficios y siga creciendo.

Teniendo en cuenta esta simplificación, la fuente de rentabilidad de una inversión puede venir de tres factores, el crecimiento del patrimonio, la revalorización y, por último, los dividendos.

Una empresa aumenta su patrimonio de forma orgánica o interna al tener beneficios después de impuestos. Con el paso del tiempo, se puede observar cómo en una empresa sólida y rentable, el patrimonio crece, y por ende, el valor de la inversión también. Por lo tanto, se puede decir que el crecimiento patrimonial es una fuente de rentabilidad.

Siguiendo esta filosofía de inversión en valor, se invierte en empresas que por alguna razón están infravaloradas, es decir, cuyo precio de mercado está por debajo de su valor intrínseco o en nuestra simplificación, el valor patrimonial, y se espera que a largo plazo el precio de mercado se ajuste y tienda a ese valor intrínseco. Aquí también es importante resaltar el concepto de margen de seguridad. Cuanto mayor sea el descuento, o en otras palabras, cuánto más barato se compre, mejor.

Finalmente, una empresa rentable puede distribuir parte de los beneficios del año entre sus accionistas. Ese pago corresponde a los dividendos y representan otra fuente de valor y rentabilidad para el inversor.

Author: HAMCO Financial