Errores financieros más comunes que debes de evitar al realizar una inversión

HAMCO > Actualidad > Blog > Errores financieros más comunes que debes de evitar al realizar una inversión
Errores financieros más comunes que debes evitar
  • HAMCO Financial
  • Blog
  • No hay comentarios

Artículo revisado por John Tidd Kimball, CFA

 

Una de las frases más celebres de Warren Buffett es: “Regla número uno: no perder dinero. Regla número dos: no olvidar la regla número uno”. Sin embargo, a la hora de invertir, seguir esta directriz no resulta tarea sencilla. A los vaivenes del mercado, cada vez más frecuentes, y un entorno turbulento, hay que sumarle los errores financieros muy comunes que cometen una buena parte de los inversores. Por ello, en este post vamos a reflexionar sobre cinco ideas que hay que tener en cuenta para no caer en desafortunados errores financieros al invertir en fondos de inversión y así poder cumplir con la regla de Buffett.

 

¿Qué errores financieros no debes cometer al invertir en un fondo?

 

1. No estar informado de las características de los fondos de inversión y de los tipos de fondos

Este es el primer error que muchos inversores cometen. No tener una idea clara de qué es un fondo de inversión, de cómo funciona, de sus principales características o de las ventajas tanto inversoras como fiscales que tiene. Antes de invertir, siempre tenemos que tener conocimiento de aquello en lo que invertimos. Hacer lo contrario significará, con bastante probabilidad, tomar malas decisiones y como mínimo, no sacar todo el partido que podríamos a nuestra inversión.

En el caso de los fondos de inversión, es muy importante también conocer los tipos de fondos que existen, la idiosincrasia de cada uno, tener en cuenta en qué tipo de activo financiero invierte y la estrategia que sigue. De esta manera, es imprescindible que el inversor sepa diferenciar los fondos según su gestión, su tipo de activo, la temática o la región geográfica en la que invierte, etcétera.

 

2. Invertir en un fondo sin conocer sus comisiones ni tener en cuenta otras alternativas

Es muy frecuente que los inversores que quieren entrar en un fondo hablen con su banco e inviertan en uno de los que gestiona su entidad. Sin ser necesariamente esta una mala opción, recomendamos primero conocer las comisiones aplicadas, que, en el caso de los fondos gestionados por bancos, suelen ser bastante elevadas. Así mismo, es muy importante valorar otras opciones y conocer las condiciones y rentabilidades que ofrecen otros fondos similares para así escoger la mejor opción. Otro elemento que en muchas ocasiones no se conoce por parte del inversor es la fiscalidad de los fondos y las ventajas que tienen en este sentido.

 

3. Diversificar la inversión

Otro error financiero que encontramos es el de apostar toda nuestra inversión en un único fondo. Si bien es cierto que hay muchos fondos que diversifican su cartera, es aconsejable planificar y distribuir nuestra inversión en fondos y temáticas distintas con el fin de aprovechar, en primer lugar, la rentabilidad que puedan ofrecer sectores diferentes, y en segundo lugar, no asumir el riesgo de concentrar el cien por cien de la inversión en una única cartera o gestor puntual. Diversificar la cartera también le permite al inversor poder acceder a un mix distinto y exponerse a un retorno-riesgo acorde a su perfil de riesgo.

 

4. No tomar decisiones precipitadas. Dar tiempo a que la inversión ofrezca resultados

Los nervios y las prisas son siempre malos consejeros, y en el campo de la inversión pueden tener efectos negativos para nuestro dinero. Un error grave y muy generalizado es el de sucumbir ante situaciones de estrés, en el que tomar decisiones precipitadas y sin analizar sus consecuencias es, a menudo, una mala decisión. Así mismo, tenemos que recordar que una inversión en un fondo es, normalmente, a largo plazo, por lo que tenemos que ser pacientes con la evolución de la inversión.

 

5. Conocer nuestras características como inversores, nuestro objetivo de retorno y el riesgo que queremos asumir. No endeudarse para invertir

Cada inversor es distinto, así como sus características y el tipo de riesgo que está dispuesto a asumir. Un error muy común es no tener claro qué perfil de inversión es el nuestro, ni cuáles son nuestros objetivos ni nuestro plan para alcanzarlos. Por ello, al invertir en un fondo, tenemos que tener en cuenta si queremos alcanzar una determinada rentabilidad asumiendo un riesgo moderado (como por ejemplo en fondos de renta fija), si queremos asumir un poco más de riesgos a cambio de mejores retornos y batir el índice del mercado (como por ejemplo en varios fondos de renta variable), si preferimos invertir en una megatendencia (fondos temáticos), etcétera.

Eso sí, nunca es recomendable endeudarse económicamente para invertir, ya que incluso podría darse el caso de perder más dinero del que se ha invertido.

Imagen: unsplash @tomastartes