HAMCO > Actualidad > Blog > ¿En qué activos financieros invertir?

¿En qué activos financieros invertir?

  • HAMCO Financial
  • Blog
  • No hay comentarios

Actualmente existen pocas opciones atractivas de inversión a largo plazo en activos financieros. El efectivo no tiene valor como inversión. Los bonos pagan poco y tienen riesgo si el regulador monetario deja de comprar deuda. Las acciones son interesantes, pero parecen tener mucho riesgo. Querer aumentar el patrimonio a largo plazo, con confianza en la cartera, y poder dormir tranquilo por las noches, son planteamientos válidos a la hora de decidir dónde invertir.

Una forma rápida y sencilla de abordar estos temas sería comenzar analizando los retornos históricos de distintos instrumentos financieros. Si se toma como ejemplo el mercado de EE.UU., se observa que a largo plazo la opción más rentable son las acciones (o renta variable). Incorporando las acciones europeas al análisis, se observa que las mismas siguen consiguiendo un retorno superior al de otros instrumentos.

Fuente: Datos extraídos de Bloomberg. Cálculos propios. Nota: Retornos en EUR, ajustados por inflación. Diciembre de 1989 = 1.

A pesar de estos datos, los inversores, en general, suelen señalar que las acciones entrañan mucho riesgo y se deben evitar. Dicha opinión se ha ido extendiendo durante los últimos años debido a las crisis financieras globales, los fraudes empresariales y una desconfianza generalizada en el sistema bancario.

Si se analiza el gráfico anterior, se puede observar que la variación de las acciones (o en jerga financiera, la “volatilidad”) es efectivamente mayor que la de los bonos, que es mucho más estable. Sin embargo, también se observa –aunque parece que se obvia- es que, a pesar de esa volatilidad, a largo plazo siguen siendo la opción más rentable.

Esta visión de largo plazo es lo que se debe recordar a la hora de invertir. En HAMCO Global Value Fund se seleccionan aquellas acciones (empresas) con crecimiento, rentables y financieramente saludables a largo plazo. Para un seguidor de la inversión en valor, esto le brinda confort, pues será partícipe de empresas en las que, independientemente de cómo se comporten sus precios, el “valor” de su inversión seguirá creciendo y con el tiempo se espera que el precio de mercado y el valor converjan.

Finalmente, es importante repasar uno de los principios más básicos en finanzas sobre la relación de riesgo-retorno. A mayor nivel de riesgo, mayor debe ser el retorno potencial. La dinámica entre estos dos conceptos, hace que algunos instrumentos tengan mayores retornos, pero a su vez mayor “variación” (o riesgo) y otros tengan menor retorno pero sean más estables. La unión de este universo de posibilidades y el objetivo de inversión (+ perfil de riesgo) de una persona es lo que determinará la cartera idónea de cada inversor, que muy posiblemente será una combinación de estos instrumentos. Esto hace concluir que la presencia de acciones en la cartera de un inversor a largo plazo es necesaria y añade valor.