Diferencias entre renta fija y renta variable

HAMCO > Actualidad > Blog > Diferencias entre renta fija y renta variable
Diferencias entre renta fija y renta variable
  • HAMCO Financial
  • Blog
  • No hay comentarios

Artículo revisado por John Tidd Kimball, CFA

Aunque cualquier momento es oportuno para analizar las características y las diferencias entre la renta fija y la renta variable, la crisis de la COVID-19 ha traído consigo un desplome en los mercados y un panorama de incertidumbre que hace muy pertinente establecer los conceptos básicos de cada tipo de inversión y desglosar qué nos puede aportar tanto la renta fija como la renta variable, siempre partiendo de esta premisa: una no es mejor que la otra, sino que los criterios y las características del inversor establecerán cuál es la más oportuna en cada momento. Para ello, vamos a establecer las tres principales diferencias principales entre estas dos rentas.

3 principales diferencias entre la renta fija y renta variable

1.  Instrumento utilizado: Bonos frente a acciones

Los bonos o títulos de deuda son los instrumentos financieros que se usan en renta fija. Estos bonos los emiten tanto instituciones públicas como privadas y traen aparejados unos intereses ya definidos (también denominados cupones) y una fecha de vencimiento. Por tanto, de antemano sabemos qué cantidad nos va a pagar en cada momento el emisor, siendo una rentabilidad fija (de ahí el nombre), desde la compra de los títulos hasta el vencimiento del bono.

En la renta variable tenemos una situación contraria a la descrita para la renta fija. El instrumento financiero de la renta variable es la acción, que es una porción del capital de una empresa. Por tanto, al adquirir una parte de la compañía nos convertimos en copropietarios, con derechos y obligaciones sobre la empresa.

La renta variable se caracteriza porque no conocemos de antemano el interés de la inversión o el dividendo que pueda repartir la compañía. La única pista que tenemos es el comportamiento histórico del sector y de la empresa en la cual estemos interesados. Por descontado, es mucho más popular que la renta fija entre los inversores.

2.  Horizonte temporal

La inversión en renta fija viene marcada por un vencimiento conocido y predeterminado en el momento de su emisión. Partimos de la base de que la renta fija acarrea un compromiso por parte del emisor, por lo que, en principio, tanto el horizonte temporal como la rentabilidad son conocidos. Aun así, invertir en renta fija no implica que tengamos que mantener obligatoriamente los títulos hasta el vencimiento del bono. Existe la posibilidad de venderlos en los mercados financieros antes de la fecha de vencimiento. Eso sí, el precio variará, pudiendo obtener una rentabilidad superior o inferior a la esperada, e incluso negativa.

En el caso de la renta variable, como es del fondo Hamco Global Value Fund, no hay ningún horizonte temporal. Podemos comprar y vender acciones en cualquier momento y no hay ningún compromiso o condición temporal para mantenerlas. Eso sí, el valor de nuestras acciones fluctuará en todo momento, dependiendo del comportamiento en los mercados financieros que tenga la empresa en la que hemos invertido.

3. Tipo de riesgo al que hay que hacer frente

En relación al riesgo en renta fija, si bien es cierto que es una renta mucho más segura que la variable, no podemos decir que esté exenta de riesgos. El principal viene dado por la solvencia del emisor y la capacidad que tenga de devolver el nominal del bono o pagar los intereses. Por otra parte, si los tipos de interés suben, podrían llegar a ser más elevados que el ofrecido por el bono, dejando este de ser atractivo, al ofrecer un interés inferior al que se pueda conseguir en los mercados. Además, como hemos mencionado en el punto anterior, existe también la posibilidad de vender antes de tiempo el bono adquirido, lo que supondría asumir un riesgo y una incertidumbre.

En la renta variable, el riesgo es intrínseco a esta forma de inversión, y con él la posibilidad de obtener un retorno mucho mayor que en la renta fija, aunque también podría llegar a ser mucho menor.

 RENTA FIJARENTA VARIABLE
  Derechos políticos  No participan en las decisiones de la empresa    Capacidad de participar en las decisiones de la empresa
      Retribución  Tendrán una retribución definida en las condiciones del préstamo y durante la vida del préstamo      Participan de las ganancias o pérdidas de la empresa
    Derechos económicos  Sus derechos económicos no dependen de la evolución de la empresa    Los derechos económicos varían en función del resultado de la empresa
    Tipo de mercado  El mercado donde se negocian estos activos es el mercado de renta fija    El mercado donde se negocian estos activos es el mercado de renta variable

Conclusión

Después de haber desglosado las características y las diferencias entre renta fija y variable, llegamos a la conclusión de que una empresa emitirá deuda solo si considera que la rentabilidad de su empresa será superior al coste de esa deuda. Si es así, el accionista tendrá una rentabilidad más alta que el bonista.

Por otra parte, ambas formas de inversión serán atractivas dependiendo de circunstancias tales como el perfil del inversor, la voluntad de asumir más o menos riesgo o la búsqueda de una mayor o menor diversificación en la inversión. El gestor value analiza la capacidad de la empresa de generar beneficios a largo plazo superiores a los que se deducen del precio actual de la acción.

Fuente de la imagen: unsplash @sctgrhm