Cómo invertir a largo plazo

HAMCO > Actualidad > Blog > Cómo invertir a largo plazo
Cómo invertir a largo plazo
  • HAMCO Financial
  • Blog
  • No hay comentarios

Artículo revisado por John Tidd Kimball, CFA

 

Afrontar una inversión a largo plazo no es tarea sencilla. Hace falta saber combinar diversos factores y estrategias muy útiles para sacar el mayor rendimiento posible a nuestro dinero y minimizar los errores que podamos llegar a cometer. Desde HAMCO hemos elaborado una guía con cinco útiles consejos para invertir a largo plazo que deberías tener en cuenta en el momento de empezar una inversión.

 

5 consejos para invertir a largo plazo

 

1.     Estar informado y analizar los valores en los que se quiere invertir

Una de las mejores recomendaciones que podemos dar es la de conocer y analizar el sector y los valores en los que se está interesado. Debemos recordar que el potencial de las inversiones a largo plazo se basa en la confianza en el margen de seguridad estimado sobre el valor de una empresa. Por ello, es imprescindible que el inversor esté informado de la actualidad económica, que pueda evaluar la gestión y los fundamentales de la empresa en la que quiere invertir y conozca y entienda el sector en el que está interesado.

2.     Evaluar la rentabilidad y el riesgo

Tenemos que tener muy presentes estos dos indicadores a la hora de invertir. Por norma general, una mayor rentabilidad implica incurrir en un mayor riesgo también. Debemos, por tanto, analizar cuál es nuestro perfil como inversor y evaluar el riesgo que estamos dispuestos a asumir. En este sentido, invertir a largo plazo puede mitigar el riesgo de una inversión respecto a otras en el corto o medio plazo, ya que las variaciones y vaivenes en los mercados como los que hemos presenciado durante estos meses se mitigan en periodos de tiempo más extensos.

Por otra parte, diversificar nuestra inversión permite no exponer toda nuestra cartera a un mismo nivel riesgo, por lo que es una buena manera de reducirlo.

3.     Planificar objetivos y un horizonte temporal

Si algo queremos resaltar en estas recomendaciones es que invertir a largo plazo no es una actividad en la que la improvisación pueda ser una aliada. Es básico planificar detalladamente y analizar todo lo relacionado con nuestra inversión. Una de las primeras preguntas que debemos hacernos es qué objetivos queremos lograr, tanto de rentabilidad como de riesgo, cómo prevemos conseguirlos y cuál es el horizonte temporal que definimos para obtenerlos. De esta manera, podremos evitar caer en errores muy comunes que vienen marcados por la falta de planificación y de expectativas.

4.     Ser paciente

La impaciencia es uno de los errores más habituales a los que hacíamos referencia en el punto anterior. Invertir a largo plazo requiere, por lo contrario, paciencia, y no caer en las oscilaciones cortoplacistas de los mercados. Citando al prestigioso inversor Warren Buffett, “la bolsa es un mecanismo por el cual se transfiere dinero del impaciente al paciente”. La inversión a largo plazo nos permite además cometer menos errores por el hecho de no tener que realizar tantas operaciones como en inversiones con otro horizonte temporal. Es decir, cuanto más operamos, mayor es el riesgo de equivocarnos.

5.     Reinvertir los beneficios

Reinvertir los beneficios generados por las inversiones a lo largo del tiempo hará crecer nuestra cartera, que podrá producir una rentabilidad cada vez más elevada. Se trata de aprovechar lo que se denomina el interés compuesto que, según el Banco de España, se define como “los intereses de cada periodo que se suman al capital inicial para producir nuevos intereses

Imagen: unsplash @markusspiske